sábado, 19 de febrero de 2011

La Boca de la Quebrada




Salimos del túnel con la certeza de haber encontrado el secreto paso hacia el Valle Encantado y esperábamos encontrarnos con Piecito y Petrie, o mejor aún, con los dinos del Valle de Gwangi, solo que no eramos cowboys sino viajeros en camioneta armados con cámaras digitales.
No pudimos apreciar especies exóticas pero nos encontramos con simpáticas cabras tomando sombra a la vera de un cauce casi seco, y tras atravesar el Valle de Pocholo llegamos a la Boca de la Quebrada y con ello, al embalse Los Cauquenes, a 1100 msnm.
Antes de seguir, advertimos un gran escudo trabajado sobre la ladera.
Ya sea porque el paisaje nos enloquecia, ya porque llevabamos muchas horas viajando, o quizás -y probablemente sea lo justo- los efectos de tener hambre, hicimos un concurso de panzas entre mi hermano Miguel Ángel, mi sobrino Ariel, y yo.

El Jurado, mi sobrina Noelia, todavía esta dudando de quién gano. ¡Jachal. Allí vamos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario